11 de julio de 2021

RESPIRAR, SENTIR, VIVIR

 

El pasado junio, llegó a mis manos el libro titulado Respirar, sentir, vivir. Del autor Javier Cantalejo, editado por Talón de Aquiles (2021). 

Se trata de un libro visual que marida 112 poemas con 33 imágenes de la obra plástica de este mismo autor, más las dos que componen la cubierta del poemario.

Estamos por tanto, ante una obra que a modo de diario, nos muestra el arte plástico y poético del autor, que consigue, tal y como nos dice su prologuista, la poeta Eloísa Pardo Castro: (...)expresar el júbilo del alma, gozar con el baile de colores de la creación, plasmar sobre el blanco el azogue del deseo (...)

Añado que, esta obra es una búsqueda del propio yo, reflejada en el otro a través de la pluma o el pincel de Javier Cantalejo, quien consigue plasmar su sensibilidad a través de la flexibilidad de sus colores y los sentimientos de sus textos, hasta llegar a emocionar a los lectores.


Y tú, Sirena esquiva,

libre estás, entre verdes ya zules,

nunca podré alcanzarte,

si tú no quieres...

Día 3: Azul perdido

Así vamos avanzando en este diario de sensaciones que evocan a la vida, y nos hace sentirla a través de la mirada de un autor con ojos de gato, capaces de contemplar la luz y la sombra de los días:


Soy un gato de papel,

una sombra impresa

en maullidos de tinta.

Día 22: Gatos y peces

La luz no me alcanza,

sombras cálidas

trepan por mi rostro,

ríos amargos descienden

se encuentran y bailan

Día 39: Despedida

Javier nos dibuja unos sentimientos comunes hacia los hijos, la pareja, la madre...el amor al fin y al cabo;

Escribo en tu cuello

poemas de besos,

que recitas 

en mi mejilla

Día 69: Una primavera


En la noche azul

dos amante

en el océano del verso,

uno lleva el timón

el otro lo pierde

Día 76: Navegando sin rumbo

y, ¿cómo no? las emociones:

cosas pequeñas

que ciegan y asfixian,

la lluvia no las ahoga

el viento no se las lleva

Día 106: Espirales grises

o las causas que nos impulsan a concienciar a otros: 


No puedes dejar de mirar,

el dolor no duerme,

magulladuras que gritan,

alma amortajada,

un corazón asesinado,

por un maldito cobarde.

Día 110: Ninguna más






Así vamos avanzando página a página, en la plasticidad de estos 112 días, verso a color sobre las emociones y los sentimientos que apelan a la sensibilidad humana, hasta llegar a ése último poema que a la vez es puerta abierta a otros que vendrán, para confirmar a Javier Cantalejo, como un poeta a tener en cuenta.

Miro el techo

está vacío y oscuro

sin estrellas

Día 112: Insominio





1 comentario:

  1. Muchas gracias por estas pinceladas de palabras sobre mi poemario.

    Es para mí una alegría inmensa.

    ResponderEliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog