17 de junio de 2012

EL CAMINO ABIERTO POR JESUS



EL CAMINO ABIERTO POR JESUS (Mateo 1). 3ª edición,  EDITORIAL PPC- MADRID
de JOSE ANTONIO PAGOLA  



Los evangelios de Jesús fueron escritos muchos años más tarde de su muerte y a lo largo de la historia la Iglesia ha dado una interpretación difertente según la época. El libro del teólogo Pagola es una aproximación al mensaje original de Jesús. Algunos de los textos que se adjuntan ayudan a entender lo que Jesús quiso transmitirnos.

Tarde o temprano todos corremos el riesgo de instalarnos en la vida, buscando el refugio cómodo que nos permita vivir tranquilos, sin sobresaltos ni preocupaciones excesivas renunciando a cualquier otra aspiración.
Logrado ya un cierto éxito profesional, encauzada la familia y asegurado de algún modo el porvenir, es fácil dejarse atrapar por un conformismo cómodo que nos permite seguir caminando la vida de la manera más confortable.
Es el momento de buscar una atmósfera agradable y acogedora Vivir relajado en un ambiente feliz. Hacer del hogar un refugio entrañable, un rincón para leer y escuchar buena música. Saborear unas buenas vacaciones. Asegurar unos fines de semana agradables.
Ocurre con frecuencia que es entonces cuando la persona descubre con más claridad que la felicidad no coincide con el bienestar. Falta en esa vida algo que nos deja insatisfechos. Algo que no se puede comprar con dinero, ni asegurar con una vida confortable. Falta sencillamente la alegría propia de quien sabe vibrar con los problemas y necesidades de los demás, sentirse solidario con los necesitados y vivir de alguna manera más cerca de los maltratados de la sociedad. Según Jesús lo único que Dios quiere es que sus hijos e hijas vivan una vida digna y dichosa.
Jesús advierte muchas veces a los escribas y sacerdotes de uno de los peligros que amenazan a los profesionales de la religión: hablan mucho de Dios, creen saberlo todo de él, predican el orden y la moral. Pero pueden terminar haciendo la vida de las personas más dura y penosa de lo que ya es.
No es mala voluntad, pero hay un modo de entender lo religioso que no contribuye a una vida más plena y digna.
¿Dónde buscan los hombres de hoy la felicidad? ¿A qué puertas llaman buscando salvación? Para la gran mayoría, la felicidad está en tener más, en comprar más, poseer más cosas y más seguridad. Acumular, acumular: en esto consiste la ley y los profetas. Otros buscan el goce inmediato e individualista: sexo, drogas, diversión, cenas fin de semana; hay que huir d los problemas, refugiarse en el placer del presente. Hay quines se entregan al cuidado del cuerpo, lo importante es mantenerse en forma, ser joven, no envejecer nunca. Es bueno que el hombre busque un bienestar mayor, pero, ¿qué plenitud puede haber tras ese afán de poseer televisores cada vez más perfectos, coches más veloces, electrodomésticos más sofisticados?
Se oye hablar de una renovación de nuestra sociedad, de una reforma de estructuras. Pero pocos se preocupan por acrecentar su capacidad de amar y se tiene como ideal de vida el “sentirse bien”. Para lograrlo cada una debe organizarse la vida a su gusto. N hay que pensar en los problemas de los demás. Lo que haga el otro es cosa suya. No es bueno meterse en la vida ajena. Bastante tiene uno en sacar adelante la suya.

8 comentarios:

  1. interesante si da el mundo yo le llamo revuelto pues cada uno edifica la vida al propio ego

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, Jose Antonio.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Una filosofía de vida necesaria y que olvidamos con demasiada frecuencia.

    Saludos

    ResponderEliminar
  4. Un buen post para la reflexión.
    Saludos
    Hay una entrada nueva que te gustará en el blog de Josefa

    ResponderEliminar
  5. ¡Cuánta razón tienes en mucho de lo que dices!

    ResponderEliminar
  6. Me parece muy interesante esta entrada, fantástica y reflexiva.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. La renovación de la sociedad de que tanto se nos habla debe empezar por que nos pongamos TODOS manos a la obra en lograrla.
    Estupenda tu reflexión, no obstante.
    Besos Un abrazo

    ResponderEliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog