11 de diciembre de 2019

MEMORIAL DE ARENA

Hace aproximadamente un año, cayó en mis manos el último trabajo publicado de la escritora María Sangüesa. Se trata de un poemario bilingüe Castellano-Árabe, gracias a la magnífica traducción literaria que realiza el profesor Samir Moudi.

Cuando leí por primera vez los poemas que recoge este libro, me entretuve más con aquellos versos que parecían hablar de los miles de personas que cruzan el Mediterráneo en estos días, buscando refugio, que en aquellos otros poemas que hablaban de los sentimientos de una niña. Sin darme cuenta que todo eso, era lo que María Sangüesa quería transmitir: las emociones y los sentimientos de aquella niña que fue María y que aún sigue habitando en ella.

La semana pasada, próxima a la presentación que en el día de ayer se hizo en Madrid de Memorial de arena, volví a abrir el libro y releer de nuevo sus poemas. Todos ellos, del primero al último, me fueron envolviendo en emociones que no habían florecido la primera vez que lo leí. Fue como si la niña que hay en mí se hubiera apoderado no solo de mis ojos, sino también de mi corazón, y, como niña migrante al igual que María, de una provincia española a otra, y que no volvió a su pueblo hasta la edad adulta, fui saboreando estos versos que me acercaban a sentimientos olvidados.

La vida era un cabás
donde guardaba lápices y sueños
doblado entre pliegues
de una libreta a rayas y un catón
que me enseñaba el mundo tras sus letras.


Merendar era pan con chocolate
y música en la tarde que caía
sobre el  frescor del patio y las sonajas
de alegres panderetas y unos cantos
que sabían a espliego y era dulces.

Como lectora de poesía y como poeta, fui subrayando versos y colocando marcas en aquellos poemas que me hicieron casi llorar mientras me sacudían las emociones.

¿Cómo fue posible que en mi primera lectura de este poemario, no me diera cuenta de que María Sangüesa hablaba de mí? porque si bien yo, nunca viví en Alucemas, ni mi infancia salió de la península ibérica por mucho que migrara de un pueblo extremeño a Madrid, los versos de este poemario reflejan emociones comunes. Tan comunes, que todos los lectores de este libro podrán comprobarlo a nada que dejen florecer en ellos a la niña o al niño que les habita.

Presentación de Memorial de arena. Madrid nov-2019


Dicen que cada libro tiene su momento exacto, tanto para escribirse como para publicarse e incluso para leerse. Y en mi relación con Memorial de arena, el momento exacto ha sido esta segunda lectura y el momento más alto, la tercera lectura en la que de manera pública, las más de cincuenta personas que estábamos en el salón de embajadores de la Casa Árabe de Madrid, hemos conectado entre nosotras sincronizando nuestros sentimientos.

¿A caso no es esta la función de la poesía? 

De lo que sí estoy segura es de que esto es lo que María Sangüesa ha conseguido con su Memorial de arena: hacer auténtica poesía capaz de conectar con todos sus lectores.

Firma de libro


El libro recoge tan solo veintiún poemas y sus traducciones respectivas a la lengua Árabe que, como dije antes, el profesor Samir Moudi ha versionado en su Idioma de manera exquisita, según los expertos en lingüística árabe y literatura poética que estuvieron el pasado día 11 de noviembre en su presentación; no lo digo porque yo entienda algo de este precioso idioma que me recuerda mi época de estudiante de taquigrafía solo que en esta ocasión, no puedo dar sentido a ninguno de sus signos alfabéticos.

Maria Sangüesa y Mascab


Con Memorial de arena, María nos lleva de su mano por el recorrido emocional de una niña que ha de abandonar el pueblo que la vio nacer y cruzar el estrecho que separa África de España para regresar con su familia a la Península. Verso a verso, con permiso de Machado, nuestra poeta va narrando el sentimiento de exilio que se adueñó de la niña española nacida en Alucemas, no solo hasta llegar a su nueva casa, sino como ella nos cuenta, hasta la edad adulta y, sobre todo, hasta que pudo volver a llenar sus bolsillos con la arena marroquí tan añorada.




María Sangüesa. Nacida en Alhucemas, Marruecos, pero de nacionalidad española, pasó su infancia y juventud en Valencia. Actualmente reside en Madrid. Estudió Publicidad y Arte y Decoración y, más tarde, se licenció en Historia de España y en Biblioteconomía y Documentación. Ha colaborado en las revistas: ALGA, Arte en Valencia, Alkaid, Atticus, Imán, Álora y Piedra del Molino, entre otras. También ha participado en numerosas antologías de narrativa y poesía, las últimas: Enésima hoja (Ed. Cuadernos del Laberinto, 2012); Atlas de poetas viajeras, (Ed. Cuadernos del Laberinto, 2013); Microesferas (Ed. Lastura, 2014); Erotizhadas (Ed. Unaria, 2014). Es coordinadora de la tertulia semanal Pensamiento Marginal, del Ateneo de Madrid. Ha publicado los libros Del Más Allá, cuentos de fantasmas (2007), La Piel del Viento (2009), Juegos de Sirena (2012, Huerga y Fierro Editores) y Casi luego, casi tarde (2014, Huerga y Fierro Editores). Ha compuesto letras de canciones para Javier Calle, editadas en 2010 y del disco Rockesía, 2014. Con editorial Lastura ha publicado el libro de cuentos Raíces en las brumas (2015) y el poemario Memorial de arena (2018)

1 de diciembre de 2019

Saliva de cristal de Rachida Mohammedi





El día 12 de noviembre, en la Biblioteca Municipal Elena Fortún de Madrid se presentó el poemario "Saliva de cristal " (Editorial Nuevos Ekkos, colección La palabra inquieta)  
de la autora Rachida Mohammedi  

En la presentación, junto a la autora,  participaron:
Lidia González, editora de Nuevos Ekkos ,Asunción Caballero, poeta, autora del prólogo y directora de la colección y Andrea Talavera Rodríguez, cotraductora del libro al castellano , pues Rachida es una poeta que escribe en inglés.

Aquí os dejo el prólogo del libro a modo de reseña del mismo.


Saliva de cistal / by Rachida Mohammedi
«De la vida y el amor»

Agradezco a Rachida Mohammedi que me haya dado la oportunidad de leer en primicia este poemario, que facilita el impulso de la colección «La palabra inquieta», pero sobre todo me hace feliz descubrir la fuerza de sus versos y su nueva forma de expresión poética. Asimismo me alegra su gesto de confiar en mí para realizar este prólogo.



Asunción Caballero,  Rachida Mohammedi,
Lidia González  y Andrea Talavera Rodríguez, 
Tras una primera lectura observé que esta autora norteamericana, que es a la vez una auténtica ciudadana del Mundo (no olvidemos que habla siete lenguas distintas y que posee ascendencia árabe-africana), plasma en estos versos su sentir ante la vida y las ideas que le brotan al observar su entorno desde un prisma meditativo. Utiliza una personal poética del pensamiento, o lo que es lo mismo, un discurso en lenguaje poético centrado en su propia filosofía de vida. Hay momentos en que puede recordarnos al filósofo y poeta alemán, Martin Heidegger, quién destacó por su influencia en el pensamiento y la filosofía contemporánea del siglo xx, y por cultivar un género literario donde el lenguaje adquiría al mismo tiempo formas novedosas y arcaicas a las que precisamente denominó: «pensamientos poéticos». 

Andrea Talavera Rodríguez y 
Rachida Mohammedi,
La Dra. Mohammedi nos pasea por sus versos entre prosa poética y sublimes declaraciones de amor: al amor, a la vida, al aire, al planeta, al ser..., y lo hace con ese lenguaje personal del que hablamos, de la manera íntima con que escribe nuestra poeta, apoderándose de la palabra para describir sus pensamientos y experiencias sobre todo aquello que siente.

Rachida utiliza una poética libre que se resiste y rebela contra la norma mientras dibuja poemas cortos, exquisitos, delicados como gota de rocío, resbalando por una planta en el amanecer de un mes de mayo. Versos en los que la naturaleza y el ser humano son ecos que resuenan en su mente y sacuden su corazón, sacándolo de su sitio, para hacerlo sentir lo que sienten los otros, como ella misma nos dice en sus versos:
«Existe un sitio para cada cosa
y todas están perfectas en su paraje
excepto el corazón,
que impresiona más
cuando sale de su estancia
para sentir el espacio de otro»



Firmando 

El libro que ahora mismo tienes en tus manos, podría contener los fundamentos para una nueva religión. Una religión consagrada a la adoración, al AMOR, así con mayúsculas, como solo puede amarse al AMOR universal del «ser» y el «sentir».
Cuatro partes componen este poemario, por el que su autora nos lleva de la mano, con equilibrio pasará desde los versos en prosa de sus poemas más largos —técnica utilizada al inicio— cruzará por poemas más cortos y llegará a ésa última sección que culmina en pensamientos e interrogantes con un lenguaje reducido pero de grandes imágenes, que consiguen extraer de las palabras el sentido/sentimiento que la poeta quiere transmitir a modo de aforismos, y donde Rachida se interroga y a la vez sugiere e implanta sus pensamientos hasta exponernos a nosotros, sus lectores, que no hay verdad absoluta y que es muy difícil alcanzar a comprender la vida, salvo, desde y por el amor.
Ojalá que esta filosofía poética del pensamiento que Rachida Mohammedi nos ofrece, no solo roce tu corazón, sino que te lo saque de su sitio para ayudarte a reflexionar sobre la auténtica vida y el auténtico amor.

Autora del prólogo Asunción Caballero
Escritora, poeta y coordinadora cultural
de eventos internacio


RACHIDA MOHAMMEDI


Neoyorkina de ascendencia árabe y residencia en Madrid, Ciudad en la que ejerce su profesión como profesora universitaria PHD experta en lingüística inglesa. Políglota; traductora y poeta. Cofundadora en Nueva York, de Radius, organización de escritores estadounidenses de origen o raíces árabes. Nombrada por la ONU como mejor escritora del año 2004. Su página multilingüe de Facebook es conocida a nivel mundial y es reconocida como una de las escritoras árabes más leídas en la actualidad, famosa por la divulgación de su filosofía del amor, plasmada en todos sus poemas y sintetizada en su frase: Let´s give thanks to love / Démoles gracias al amor / Colú lil mahab áti Shucrán.

Ábrele la puerta, es su primer poemario en Lengua Castellana.
                                              

Mi enhorabuena a Rachida  por este poemario que acaba de ver la luz  y a la Editorial Nuevos Ekkos / Colección "La palabra inquieta" por acogerlo




23 de octubre de 2019

ABRE LA PUERTA - Alena Collar

Escribir es dejarse la piel, los pensamientos, las experiencias, el poso de las lecturas y la vida misma.

Abre la puerta, el nuevo libro de relatos de Alena Collar está dividido en tres partes.
I. La puerta entornada
II. Batientes
III. Umbrales.
Un total de treinta relatos no muy largos.
Las historias de Abre la puerta nos llevan a vidas anodinas, vidas normales, de gente con la que nos cruzamos cada día sin prestarles atención, como si su existencia no tuviera nada reseñable. Sin embargo, ahí están.
La pretensión de Alena Collar es que observemos a esas personas, la mayoría mujeres, a través del resquicio de una puerta, cuando se abre o cuando se cierra. Que sepamos de sus miedos, de su infancia dolida, de sus soledad, del maltrato, de su decisión de dar pasos gigantes, de la indiferencia del mundo o de las alegrías. De las relaciones con los padres, con los amigos, con la pareja. Del desamor de los años.
La escritura de Alena es sencilla, sin estridencias, sin aspavientos, sin ejercicios estilísticos que conducen al vacío literario. Ella escribe y cuenta tal como lo hace en las redes sociales. No se lo cuenta a un lector lejano, nos lo cuenta a nosotros, directamente, como si entablase una conversación con cada uno, fijándose en los detalles mínimos que configuran una vida, un rato de esa vida, un instante apenas. Siempre con un fondo poético.
Por todas esas razones y otras muchas que seguro que descubrirán cuando lean el libro, acérquense a él y verán que tengo razón.