26 de junio de 2012

"SUNSET PARK". Paul Auster.

Anagrama, 2010. 278 págs.



Esta es la segunda obra de Auster que comento aquí. Casualidad, más que nada.
Es su última novela (2010), pero hasta ahora no llegó a caer en mis manos: cosas de la recesión, la crisis, la prima esa de tanto riesgo, que nos hace esperar incluso a los amantes de los libros. Esperar hasta encontrarlos más baratos, de segunda mano, prestados, o lo que sea...


Hay un protagonista principal, Mike Heller, un tío de 28 años que desde los 20 rompió todos los lazos que lo unían a su familia, y su vida anterior en su ciudad: la sempiterna Nueva York, por razones que iremos descubriendo a lo largo del libro.


Pero yo calificaría a ésta como una novela de personajes.
De hecho, cada capítulo lleva el nombre de uno de ellos.
Algunos, aparentemente "secundarios", están magistralmente retratados, como Bing Nathan, el único amigo con el que Mike Heller mantiene una correspondencia  durante su voluntario exilio:


"Es el guerrillero del agravio, el campeón del descontento, el detractor militante de la vida contemporánea que sueña con forjar una nueva realidad con las ruinas de un mundo fallido. A diferencia de la mayoría de los inconformistas de su clase, no cree en la acción política. No pertenece a movimiento ni a partido alguno, nunca ha hablado en público, no tiene deseos de sacar a la calle hordas políticas para quemar edificios y derribar gobiernos. Su postura es puramente personal, pero si vive de acuerdo con los principios que ha establecido para sí mismo, está convencido de que otros seguirán su ejemplo.
Cuando habla del mundo, entonces, se está refiriendo a su mundo, a la reducida y limitada esfera de su propia vida, y no al mundo en general, que es demasiado amplio e imperfecto para que tenga influencia alguna en el suyo. Se concentra por tanto en lo habitual, lo particular, en los detalles casi imperceptibles de los asuntos cotidianos. Las decisiones que toma son necesariamente menores, aunque eso no quiere decir que carezcan de importancia, y día tras día procura cumplir con la norma fundamental de su descontento: oponerse a las cosas tal como son, resistir en todos los frentes a la situación establecida.
(...) Sus actos de rebelión son baladíes, quizás, gestos irascibles que consiguen poco o nada incluso a corto plazo, pero contribuyen a realzar su dignidad como ser humano, a ennoblecerlo a sus propios ojos."




Hay que tener en cuenta que esta novela está situada en el epicentro de la recesión económica y que los personajes que la habitan, algunos de ellos muy relacionados con el mundo editorial, se ven fuertemente marcados por la misma. Así comienza el libro, refiriéndose al personaje de Mike Heller:


"Durante casi un año ya, viene tomando fotografías de cosas abandonadas. Hay como mínimo dos servicios al día, a veces hasta seis o siete, y siempre que entra con sus huestes en otro domicilio, se enfrenta con las cosas, los innumerables objetos desechados por las familias que se han marchado. Los ausentes han huido a toda prisa, avergonzados, confusos, y seguro que dondequiera que habiten ahora (si es que han encontrado un lugar para vivir y no han acampado en la calle) sus nuevas viviendas son más pequeñas que los hogares que han perdido. Cada casa es una historia de fracaso -de insolvencia e impago, deudas y ejecución de hipoteca- y él se ha propuesto documentar los últimos y persistentes rastros de esas vidas desperdigadas con objeto de demostrar que las familias desaparecidas estuvieron allí una vez, que los fantasmas de gente que nunca verá ni conocerá siguen presentes en los desechos esparcidos por sus casas vacías."




Otro fragmento sobre Mike Heller, con el que ya le cogemos cariño, seguro: 


"Paga poco de alquiler, porque vive en un apartamento pequeño, en un barrio humilde, y aparte de gastar dinero en necesidades básicas, el único lujo que se permite es comprar libros, volúmenes de bolsillo, narrativa en su mayor parte (...), pero en el fondo los libros no son lujos sino necesidades, y la lectura es una adicción de la que no desea curarse."


Se lee con muchas ganas porque va abriendo (o entreabriendo) múltiples posibilidades acerca de las futuras relaciones afectivas entre todos los personajes principales.


En las 2 ó 3 últimas páginas se desencadena un final tremendo y que nos deja con ganas de más: es una novela que podría haber continuado. Como continúa la propia vida.


Una novela pura, sin más experimentos que los que supone enfrentarse a la realidad y contarla.



22 comentarios:

  1. A mi me gusta mucho Auster, es uno de mis autores fetiche. Este no lo he leido, creo que deje sus ultimas novelas en Invisible, que me dejo un regusto muy extraño al terminarla. Sin duda esta caerá en algun momento, quiza este verano. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Sí, la verdad es que la novela que dices es un poco "rarita", aunque siempre en la línea de Auster.
      Ésta, sin embargo es una novela muy "normal": historias de personas muy de hoy, muy identificables, aunque enlazando una serie de relaciones entre ellos que nos van enganchando.

      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  2. Me encanta Auster, pero éste lo tengo aún pendiente. Siento debilidad por él, así que dosifico mucho para no agotarlas.

    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Eso es lo que pasa con los autores que nos gustan: que nos gustaría devorar todas sus obras; pero, por otra parte, no queremos quedarnos sin algo nuevo de ellos para algún momento especial.

      Gracias y un abrazo.

      Eliminar
  3. He leído poco a Auster, pero lo poquito que he leído me ha encantado. Así que esta novela caerá tarde o temprano. Buena reseña!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Esta es una novela para congraciarse con la lectura de ficción más pura: personas, historias, personas, historias, personas...

      Te la recomiendo.

      Un abrazo y muchas gracias.

      Eliminar
  4. Aun no he leído a Auster, pero tengo en mi lista "Invisible". Si me gusta, quizá me apunte este.
    Buena reseña!
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Uno u otro, cualquiera es bueno para empezar con Auster.
      Seguramente, después sigas con otros.

      Muchas gracias y un abrazo.

      Eliminar
  5. No he leido aún a ese autor, aunque por casa hay algunos libros de él.
    Si, la crisis joroba, pero también es cierto que los libros son caros y si te gusta mucho la lectura te dejas un dineral en ellos, aparte de que luego te las ves y deseas para colocar tanto libro. Así que fue muy agradecido el Kindle que mis hijos me regalaron hace dos navidades, y no me avergüenza decir que aprovecho a bajarlos de la red antes de que nos cierren el grifo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola.

      Pues adelante. Seguro que no te va a gustar; y si ya los tienes en casa, pues miel sobre hojuelas.

      Respecto al otro asunto, estuve a punto de pedírselo a los "Reyes", un amigo me lo estuvo enseñando y casi me convence, pero creo que voy a esperar un poco más.

      Y sí, aprovechemios mientras podamos y nos dejen. La cultura sigue siendo cara.
      Como digo en la reseña, éste lo conseguí baratito de 2ª mano.

      Muchas gracias y saludos.

      Eliminar
  6. I am alive only when I am with you. When I am alone, the most dazzling sun seems to have lost the brilliance. Spain Euro 2012 Jersey

    ResponderEliminar
  7. .

    .

    .

    ................................................................

    ResponderEliminar
  8. Probablemente lo leeré, después de tu reseña.
    Un saludo, Secretario.

    ResponderEliminar
  9. Hola.

    Gracias por tus palabras.

    Espero que lo disfrutes, como lo hice yo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Debe ser muy buena la obra, gracias por compartir.
    que tengas un buen fin de semana.
    un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hola.

    Sí que lo es. Ideal para empezar con este gran autor.

    Igualmente y gracias.

    ResponderEliminar
  12. Yo empecé con Trilogía de Nueva York, y la verdad por ahora me gusta muchísimo. Auster tiene una maestría que no he visto en mucho tiempo, y creo que seguiré leyendo sus obras más adelante.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Hola.

    Yo también empecé con la Trilogía, y ya me aficioné a la forma de escribir de Auster. Hasta el día de hoy.

    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  14. Voy a tener que comprarme un Kindle y seguro que con vuestras sugerencias lo amortizo rápido.
    Interesante reseña, como siempre.

    ResponderEliminar
  15. Hola.

    Pues en Kindle, en papel o como más te apetezca: pasarás unos buenos e interesantes ratos leyendo a este gran escritor: doy fe.

    Un abrazo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  16. Solo leí El libro de las ilusiones y en aquel momento no me enganchó demasiado, me apunto este ya que este párrafo es de los que suelo subrayar y copiar en mi libreta de libros leídos:

    el único lujo que se permite es comprar libros, volúmenes de bolsillo, narrativa en su mayor parte (...), pero en el fondo los libros no son lujos sino necesidades, y la lectura es una adicción de la que no desea curarse."

    abrazos

    ResponderEliminar
  17. Hola.

    Sí. El protagonista probablemente sea un trasunto del propio Paul Auster, ya que muchos rasgos de su personalidad coinciden. También aparece la brecha generacional como otro de los temas recurrentes de este escritor.

    Si te decides a leerlo, espero que lo disfrutes.

    Un abrazo y muchas gracias.

    ResponderEliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog