15 de abril de 2013

LA VOZ DE LA MUJER


Ediciones "El gato Negro. Desde la otra orilla", de Bogotá, recopiló en noviembre de 2011, una serie de artículos del periódico comunista-anárquico "La voz de la mujer". 

Los artículos enumeran una edición anual de dicho periódico, concretamente, el periodo que abarca desde el 3 de enero de 1896 al 1 de enero de 1897.

Este periódico editado por las feministas argentinas, tuvo una vida corta. En un sólo año nace con la intención de una mujeres de llamar a otras a la rebelión, con ánimo de despertarlas y mostrarlas una realidad muy distinta a la que sufrían por entonces...

"Esto empezó en 1896 junto al río de la Plata, zona argentina. Las que lo escribían parecían estar hastiadas y rabiosas, decididas a decirlo. Eran mujeres inmigrantes exiliadas, trabajadoras y anarquistas que escribían para otras mujeres llamándoles a la rebelión obrera, a la oposición frente a la clase burguesa y sus constantes robos legalizados y, hacia la construcción de un comunismo anárquico"
Con el paso del tiempo, se ha demostrado que ni el comunismo, ni el anarquismo ni siquiera el capitalismo, funcionan. Cualquier tipo de estas economías sociales han quedado obsoletas. Seguimos en la búsqueda de un panorama social capaz de sostenerse de por vida a pesar de que la historia nos diga que ésto no es posible que exista. Podrán cambiar las sociedades y hasta podrán evolucionar las culturas, pero la humanidad tiene muy difícil encontrar una estabilidad social permanente.

Sin embargo, el mensaje de aquellas mujeres feministas que en el siglo XIX intentaban despertar la conciencia de la clase obrera y además femenina en la argentina y en cualquier otra parte del mundo de entonces, sigue muy vigente 117 años después. Lo que viene a demostrarnos lo poco que hemos avanzado y lo mucho que hemos perdido de ése mínimo avance.

"(...)¿No habéis observado, pobres ilusos, el desprecio con que sois mirados por los que os roban?" ("Obreros" / Josefa M.R. Martínez)"
 "(...) Y aún suponiendo que sean castigados esos sátiros, nada se remediaría, porque deben saber esos individuos que el castigarlos no sería más que atender a los efectos, dejando intactas las causas;  Vendría a ser lo mismo que si nosotros matáramos a una hormiga que viniera a dañarnos una planta, porque mientras no destruyamos el hormiguero será inútil pretender acabar con las hormigas." ("Asuntos pendientes" / Luisa Violeta)
 "(...)Cuando tenga la edad de comenzar a estudiar, ¿podrá hacerlo? quién sabe, ¡son tan escasos los salarios! tal vez tendrá que comenzar a trabajar para ayudar con sus pequeños bracitos a sostener las necesidades del hogar (...) También temo que un día carezca de pan, de hogar, de amor y de amigos; que en vano busque trabajo y no lo halle en parte alguna..¡qué será de él entonces! ¡ah! ¡no me lo preguntéis, no quiero, no, no, no quiero pensarlo, tengo miedo de hacerlo!(..) Vosotras ¡oh madres! que amáis a vuestros pequeñuelos, ¿no habéis jamás pensado en el incierto porvenir que le aguarda?. Es muy triste creerlo y, sin embargo, ese provenir podría ser risueño y bello si vosotras los quisiérais como los quiero yo (...)" ("A las madres" / Pepita Gherra)
  "(...)Yo creo que se debe simplemente a que os pagan muy poco por vuestro trabajo y a que os cobran mucho por todo cuanto necesitáis para vivir. ¿Por qué así? Simplemente también porque hay quien os quita una parte, la mayor, no lo dudéis, del producto de vuestro trabajo; ¿quién es el que así os roba, o, mejor dicho, nos roba, porque yo también soy obrera y no hay obrero ni obrera que no sea robado y robada? Los que viven sin trabajar, es decir, los patrones." ("A las proletarias")
 "¿De qué sirve la libertad política si tendremos que venderla? (vendiendo el voto, venderla para conservar el empleo, etc) Yo entiendo por libertad el ser dueño de sus acciones, sin más restrintivo que su saber. Instruyámonos pues, pero libres en todo el sentido de la palabra, y no libres de votar y no de comer."
La voz de la mujer surgió entre las mujeres trabajadoras de los centros urbanos. Sus redactoras llegaban desde las comunidades españolas e italianas inmigrantes que componían la población económica activa de Buenos Aires, alcanzando el 40% de los empleos domésticos, el 66% de las modistas, el 23% de las maestras y el 34% de las enfermeras. En total, las mujeres inmigrantes constituían la mitad de las mujeres registradas como empleadas en la capital (censo de 1898).

La voz de la mujer convocaba a las mujeres a movilizarse contra su subordinación como mujeres y trabajadoras, sus redactoras pensaban que difícilmente podrían las mujeres apoyarse en los hombres para tomar la iniciativa al demandar la igualdad para las mujeres. Y a ellos les decían:


"Es preciso que comprendáis de una vez por todas, que nuestra misión no se reduce a criar vuestros hijos y lavaros la roña, que nosotras también tenemos derecho a emanciparnos y a ser libres de toda clase de tutelaje, ya sea social, económico o marital."

A pesar de las enormes ganas por contribuir con sus ideas a la mejora de vida en las mujeres de la época, La voz de la mujer no logró universalizar su llamamiento feminista, quizá, por su radicalismo y la cólera que se transmitía en sus artículos, que no fueron aceptados por la población media, una población demasiado secular que se escandalizaba fácilmente cuando las redactoras hablaban denunciando a la iglesia y proclamando el amor libre. 


La intervención entusiasta de sus redactoras obtuvo una convocatoria muy limitada, principalmente por desoír las necesidades reales y las creencias de las mujeres a quienes buscaban influír.

No obstante, a pesar, como digo al principio, de lo obsoleto de muchos de sus mensajes, considero que hay mucha certeza en algunos de sus dardos, tanta, que aún hoy, son completamente válidos.

Es bueno sacar del olvido diarios como este. Es bueno SIEMPRE, aprender de la historia y mantener la memoria fresca. El feminismo alcanzó su cúspide en el siglo XX, muchas de sus representantes dieron un todo para la mejora social de la mujeres y, en consecuencia, también de los hombres. 

Sin embargo, en la segunda década ya del siglo XXI, tanto hombres como mujeres, estamos retrocediendo a pasos agigantados en nuestros logros sociales...¿nos los dejaremos arrebatar sin hacer nada para impedirlo?





Y aún hoy, en otros lugares geográficos, la lucha de la mujer por su igualdad con el hombre, o es mínima, o no se ha llegado a emprender...

Me quedo con una cita de Evelyn Cunningham: 
"Yo no deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre ellas mismas"


Nota (para los/las posibles interesad@s):
Esta recopilación fue una edición limitada de noviembre de 2011 y, la he podido obtener en la librería "Mujeres y Compañía, la Librería" de la calle La Unión, 4 de Madrid.  Os dejo aquí el enlace con su blog.



20 comentarios:

  1. "Con el paso del tiempo, se ha demostrado que ni el comunismo, ni el anarquismo ni siquiera el capitalismo, funcionan."

    Sin duda debe ser un libro muy interesante, pues si bien es cierto que todos necesitamos trabajar por un mundo mejor, las mujeres ni siquiera están socialmente a la altura de la escasa consideración del hombre.

    Vivimos tiempos convulsos, tiempos de cambio, pero en los que todavía no se vislumbra hacia adónde iremos. Dice este artículo que ninguna de las fórmulas políticas conocidas sirven y estoy totalmente de acuerdo, pero sí que hace falta una mayor participación e implicación ciudadana en las tareas sociales. Desentendernos, dejarles el voto por cuatro año ya vemos que no funciona y luego ni siquiera asumen responsabilidad alguna. Desconozco el camino y ya ni siquiera me quedan fuerzas para participar en la lucha, pero ninguna cota se alcanza sin esfuerzo: hay que desmontar lo existente y crear algo novedoso, honesto y participativo, donde el centro de todo sea la persona.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paco, la lectura de estos artículos, te hace indignarte mucho más con todo lo que nos estamos dejando arrebatar.

      Ya casi estamos como al principio...a veces hasta sin el "casi"

      Saludos

      Eliminar
  2. creo que como dice la Canción de Miguel Rios es el Tiempo del cambio en sentido Literal no de eslogan publicitario que queda muy, pero que muy atractivo. La Sociedad demanda otras políticas, otra economía...otra actitud...Entre todos lo podemos conseguir.
    Abrazos y besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si. Necesitamos un cambio...y a ser posible a mejor. Quizá sin políticos que se dediquen a tal como profesionales, quizá siendo personas que se impliquen por su vocación de trabajo para la sociedad y que sigan viviendo de sus propios sueldos por trabajo.

      Algo así debería ser. No sé cómo hallar la fórmula, pero para eso estan las mentes pensantes, que tenemos muchas, pero no se dedican a bienes sociales, más bien a buscar maneras de seguir viviendo de la estafa a la sociedad.

      Saludos

      Eliminar
  3. Totalmente de acuerdo con la afirmación: "Es bueno SIEMPRE, aprender de la historia y mantener la memoria fresca". La lucha de la mujer por gozar de la consideración que le corresponde en la sociedad es una carrera de fondo que ha empezado hace muuuuuuchos años y que hace muy poquito que ha comenzado a dar frutos.
    Por lo que leo en tu reseña, estamos ante un libro muy interesante que tal vez todos (hombres y mujeres) deberíamos leer.
    Fabulosa la frase de Evelyn.
    Un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anuca, la frase de Evelyn debería ser la llave que abriera las puertas a la libertad de muchas mujeres y hasta de muchos hombres.

      Los artículos están muy interesantes. La historia lo es siempre.

      Saludos

      Eliminar
  4. Soy una de las afortunadas que ha conseguido este libro y os aseguro que es una joya para leer y reeler una y mil veces.

    Buena reseña Mascab.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y...¿cuándo vamos a buscar otra joya como esta? Los paseos contigo siempre son fructíferos para mí.

      Besazos!!

      Eliminar
  5. ser mujer
    no es facil
    Tampoco lo es
    ser hombre
    depende a veces del pais en que se vive
    y de la democracia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recomenzar, nada es fácil en esta vida en la que a cada segundo corremos el riesgo de perderla...

      Quizá ser mujer sea más complicado que ser hombres en determinados paises...pero no por una cuestión de sexo, si no por cuestiones políticas y, sobretodo religiosas. Al fín y al cabo, son algunas determinadas religiones quienes inferiozan a la mujer con respecto del hombre.

      Lo ideal, es ser iguales en todo, aunque seamos en ése todo, completamente diferentes. Y no sólo por ser mujer u hombre, también por ser de una y otra raza o de tendencias sexuales distintas, e incluso por tener distintos credos. Todas estas cosas nos hacen diferentes. Pero nunca nos deben hacer desiguales.

      Saludos

      Eliminar
  6. Algo tiene que cambiar en la mentalidad humana y pronto. Estoy de acuerdo en que ninguna política está funcionando hasta ahora. Lo malo es que no vislumbramos ningun lider de momento.Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  7. Algo tiene que cambiar en la mentalidad humana y pronto. Estoy de acuerdo en que ninguna política está funcionando hasta ahora. Lo malo es que no vislumbramos ningun lider de momento.Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Karras!

      Cuánto me alegra encontrarte por aquí!!

      Ya sabemos lo que hay...mucho político profesional de la política. Es decir, delincuentes que viven a costa de los ciudadanos y que sólo se dedican a vivir ellos bien sin importarles nada el dejar a su país arruinado tras sus pasos...

      Y en este caso, da igual que sean hombres o mujeres. Si son políticos, ahí sí que son iguales. Aunque en nuestro País, aún no haya llegado ninguna mujer a presidente del gobierno. Aunque visto lo visto...

      Esta conversación sería para no terminar de hablar. Seguro.

      Saludos

      Eliminar
  8. El día que fui a comprar el libro leí en el escaparate de la librería
    esta frase:
    No puedo ser la mujer de tu vida porque soy la mujer de la mia

    No sé quién es el autor pero me pareció estupenda.
    Un abrazo Mascab

    ResponderEliminar
  9. Ésa cita la había leído en alguna ocasión y es de las que deberíamos poner sobre nuestra almohada cada noche y vestir cada mañana al levantarnos.

    Debemos ser libres para elegir, hablar, decidir...y para amar.

    Besos y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
  10. Al leer este comentario me vino a la memoria que en el Perú en esa época la mayoría de las mujeres eran analfabetas y hay tanto machismo hasta ahora, que recien están participando en política, los sueldos de las mujeres por el mismo trabajo es inferior en muchos casos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nebedu,

      por desgracia, en aquella época había muchas sociedades en las que sus mujeres eran mayoritariamente analfabetas y, por supuesto, estaban separadas de la vida laboral y política.

      Ahora, existen muy pocas mujeres que no sepan ser autodependientes (que no dependen más que de ellas mismas), y completamente independientes en sus ideales y pensamientos. Sin embargo, aún existen muchos núcleos sociales en los que la mujer representan únicamente su labor maternal y del hogar.

      Son mujeres dependientes de sus hombres (padres, maridos, hermanos, hijos), que viven su vida a veces en palacios de cristal, pero que su entorno lleva la visión de unas rejillas ante sus ojos.

      En otros casos, son más independientes para elegir su trabajo y ocio...pero muchas de ellas, aún, son analfabetas técnicas que se excusan con un "soy de otro tiempo" y "estas cosas no están hechas para mí" o "se me pasó el arroz para tantas cosas!"

      Cuando en realidad, las mujeres NUNCA deberíamos dejarnos manipular. Ni siquiera por nuestras mentes maternales y hogareñas.

      Sólo así seríamos capaces de "despertar" la conciencia adormecida de las demás: nuestras compañeras de viaje.

      Saludos

      Eliminar
  11. Una entrada muy didáctica, y agradezco tus reflexiones que nos hacen pensar en la situación actual y valorar la raza y el empuje de estas mujeres que hoy me has presentado. Gracias
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a tí, Pakiko, por tu valoración positiva.

      Te agradecería que leyeras estos artículos y se los dieras a leer a tus mujeres cercanas. Quizá así, las ayudes a despertar.

      Saludos

      Eliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog