8 de mayo de 2013

EL AÑO EN QUE ME ENAMORÉ DE TODAS de Use Lahoz


«El corazón está para usarlo»


EL AÑO EN QUE ME ENAMORÉ DE TODAS
Use Lahoz
304 páginas
Editorial Espasa
ISBN: 978-84-670-2543-9
SINOPSIS
Esta es la historia de Sylvain Saury, un joven parisino adicto a la vida que se acerca peligrosamente a los 30 y que sufre el síndrome de Peter Pan. Tiene muchas virtudes: es sensible, bilingüe y sabe hacer amigos, pero también tiene grandes defectos: en cuestiones de amor no consigue pasar página, tiende a meterse donde no le llaman y el verbo “madurar” le asusta.
Cuando recibe la propuesta de un trabajo mal pagado en Madrid no se lo piensa: prefiere vivir allí a salto de mata que hacerse adulto en París. Y, además, en Madrid vive Heike Krüger, su exnovia alemana, a quien no ha conseguido olvidar.

Mientras se instala, Sylvain va trazando el plan de reconquista de Heike, pero el inesperado hallazgo de un manuscrito cambiará sus planes y le abrirá una ventana a una historia emocionante, llena de sorpresas y casualidades. Esta lectura trastocará su brújula y le recordará la gran verdad oculta tras la frase con la que le despidió de París su amigo Michel Tatin: «El corazón está para usarlo».
El año que me enamoré de todas es una comedia romántica, con víctimas y culpables de las relaciones a distancia; una celebración de la intensidad de la vida, la amistad y el amor, llena de personajes luminosos que nos reconcilian con el mundo y nos demuestran que todo es posible.

OPINIÓN

Los treinta, esa época que a los veinte ves como el inicio de la edad madura, que digo edad madura… ¡inicio de la vejez! Y que luego cuando la alcanzas te das cuenta de que ha llegado más rápido de lo que preveías y que sigues siendo el mismo o la misma: prolongación desesperada, la mayor parte de las veces inútil, de estudios… trabajo que apenas cubre una independencia… una media naranja que parece haberse hecho zumo… Pero frente a esta realidad siempre puede haber otras muchas, y en El año en que me enamoré de todas veremos cómo quienes teóricamente podrían compartir infinidad de cosas encarnan polos distantes. También nos daremos cuenta de que el Síndrome de Peter Pan no es algo tan ajeno que sólo afecta a inconscientes, y que a veces en el momento que más perdido te sientes es cuando encuentras tu camino.
He de reconocer que el título de esta novela me hizo preconcebir una historia, o mejor dicho un protagonista, que poco tuvo que ver con lo que finalmente encontréEl año en que me enamoré de todas invita a pensar en 12 meses de vida amorosa al más puro estilo camarote de los hermanos Marx. Pero nada más lejos de la realidad, lo que hizo que no comprendiera al cien por cien esas palabras hasta el final y, sinceramente, el sentido que cobran y en el momento en que lo hacen ha sido emocionante para mí (¿os he comentado ya que soy un pelín sensiblona?).
Sylvain, parisino, hijo de madre soltera, periodista mal pagado al que le ofrecen un trabajo en Madrid. Madrid, su oportunidad de reencontrarse con Heike, exnovia a la que no consigue olvidar, y de posponer aún más la búsqueda de una estabilidad que tal vez le pida la edad pero que no sabe cómo buscar ni dónde hacerlo, ni siquiera está seguro de desearla. Cuando Sylvain llega a la capital española se reencuentra con antiguas amistades forjadas durante su beca Erasmus, conocerá a los amigos de sus amigos y, sobre todo, encontrará un manuscrito que cambiará su forma de ver la vida o al menos de enfocarla: Abierto por amor.
Esta historia presenta a tres hilos: por un lado tenemos al propio Sylvain y su presente, su experiencia madrileña con sus pasos en falso, sus inseguridades, sus dudas y sus certezas. Por otro, la narración de su pasado, o mejor dicho, del de su madre pero que a la postre ha influido en el suyo pues siempre de un modo u otro a los hijos nos afectan los avatares de nuestros padres. Y finalmente, el manuscrito con el que se topa Sylvain gracias al que conoceremos a Metodio y su familia.
Al principio, el uso más abundante de los dos últimos hilos hace que se estanque el presente de nuestro protagonista ralentizándose, en mi opinión a veces demasiado, la actualidad. Disfrutar conociendo mejor a su madre y a Metodio me invitaba a seguir leyendo, pero en el fondo echaba de menos más acción en torno a Sylvain. Una vez agotado el pasado,  llegó el turno de nuestro chico y su presente, lo que hizo que su historia cogiera carrerilla y ser resolvieran todos los interrogantes que giraban en torno a él y a otros personajes. 
En cuanto a la forma en que está escrito, tengo que decir que me han gustado la prosa de Use Lahoz. A pesar de que este autor tiene otras publicaciones a disposición de cualquiera (Los Baldrich La estación perdida) nunca había leído nada de él. Ahora, no descarto repetir. Metáforas  y metonimias tienen su sitio entre sus puntos. Frases que recordaré y reflexiones que compartí. Y aunque hay partes que creo que se han resuelto demasiado rápido y que me han convencido menos, el calor que deja en el cuerpo cuando llega el momento de despedirse y volver a la realidad es muy agradable.
¿Comedia romántica? Sí, la verdad es que sí, pero a la española y con algún que otro personaje o situación con un puntito "Almodovariano" (sólo un puntito ¿eh?, el estilo de Pedro… ¡todos sabemos que es único! y su histrionismo inigualable en esencia e intensidad).
En definitiva, he disfrutado bajo el abrigo de esta historia. Una lectura fácil con fragmentos que guardar en la memoria o en esa libretita de notas que muchos tenemos, y que aunque tal vez no se codee con mis favoritas se merece un buen lugar en mi ranking.




Esta novela ha sido galardonada con el Premio Primavera 2013
convocada por Espasa y Ámbito Cultural y concedido por el siguiente jurado:
Ana María Matute
Ángel Basanta
Antonio Soler
Fernando Rodríguez Lafuente
Berta Noy
Ana Rosa Semprún

¿Qué os parece?
¿Las habéis leído? ¿Os gustaría hacerlo?
¿Soléis confiar en los premios literarios o huis d ellos ;)?

8 comentarios:

  1. Es de las reseñas más positivas que he leído, aún así no me acaba de convencer del todo.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mi este libro ya me lleva tentando un tiempo. No me influyen mucho (o mejor dicho, nada) los premios, aunque inevitablemente una novela premiada siempre tiene más publicidad y por tanto es más fácil que oigas y leas más de ella. Gracias por la reseña. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Según la planteas tiene muy buena pinta. Tomo nota.
    Abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Yo tampoco estaba muy convencida pero con tu reseña empiezo a pensar que igual me gusta. Puede ser.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. La verdad es que es un libro que despierta todo tipo de opiniones. En mi caso concreto, aunque no ha engrosado mi lista de lecturas favoritas, me ha dejado buen sabor de boca =D
    Un besin

    ResponderEliminar
  6. Me hace una gracia el título... =)

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. En mi humilde opinión, los premios no quieren decir nada, luego el libro te puede "calar" o no. Esto es lo mismo que los Oscar. En cualquier caso, parece que puede ser entretenido. Un fuerte abrazo y feliz fin de semana Francisco.

    ResponderEliminar
  8. no suelo hacer mucho caso de las novelas con premios de postín. Si me los compro, me espero a que salgan en edición de bolsillo, por aquello del precio. Nunca hay prisa.

    He leído una opinión desfavorable en un diario. Ponen la novela a caldo. Pero ya se sabe que todo depende del punto de vista del lector y de sus propias aficiones.

    De todas maneras, gracias por una reseña tan bien elaborada

    ResponderEliminar

En este blog escriben muchos autores. Te rogamos que, si vas a personalizar el comentario,te fijes en el nombre del autor del post que deseas comentar para dirigirlo a la persona correcta y evitar así confusiones.

Muchas gracias

La administración del Blog